XI Jornada de Maestros y Profesores de Religión de las Diócesis con sede en Cataluña


(Laura Mor -CR) Solsona acogerá el 1 de abril la undécima encuentro de maestros y profesores de religión de las diócesis con sede en Cataluña. Cada año el colectivo se reivindica en esta jornada formativa y pone de relieve la importancia de la religión como materia curricular. Con el lema ‘Enseñar y aprender’, es una propuesta conjunta del Secretariado Interdiocesano de Enseñanza de la Religión en Cataluña, el SIERC, y de la Fundación Escuela Cristiana de Cataluña. El periodo de inscripciones se cierra el próximo domingo 19 de marzo.

«La clase de religión ayuda a transformar situaciones inhumanas e indignas de este mundo nuestro, porque nos hace abrir la mirada». Lo explica la delegada de Enseñanza del obispado de Solsona, Teresa Gené. En el caso del conocimiento del cristianismo, habla de «la mirada de Jesús». «Este maestro tenía una mirada acogedora, abierta, dialogante, humilde, sincera». Y es en este marco que Gené defensa «la aportación de unos valores cristianos que son implícitamente valores humanos».

Un buen maestro, un buen profesor

¿Qué influye en la elección de la clase de religión? Teresa Gené considera que «en un porcentaje muy alto influye tener un buen maestro en la primaria o un buen profesor en secundaria». También decanta la balanza el hecho de que «motiven a los alumnos y salgan contentos de clase».

Con todo, no es ni mucho menos una opción mayoritaria. «El área de religión está poco cualificada, cuesta que las familias opten y en el caso del colegio público cuesta mucho», reconoce Gené. Maestros y profesores lamentan el desconocimiento generalizado de aspectos culturales básicos que tienen la religión en la base.

«La ignorancia religiosa nos hace ignorantes en otros ámbitos educativos», dice la delegada de Solsona. Por ejemplo, explica que «si los alumnos no se forman en esta área tendrán dificultades para interpretar un cuadro, una pintura, una escultura» para la clase de religión «conecta con la cultura, con la historia y con el arte». En este sentido, recuerda a las familias que sus hijos «tienen derecho a cursar la asignatura de religión».

El encuentro de maestros y profesores se celebrará el mes de abril en la Escuela Raíces de Solsona, un centro que resultó de la fusión de Lestonnac con la escuela diocesana de la ciudad. Y el programa de esta undécima jornada, en clave formativa, incluye una ponencia inicial a cargo de Margarita Bofarull y un bloque de once talleres.

El encuentro ‘Enseñar y aprender’ ya tiene entidad propia y es una reivindicación del colectivo de maestros y profesores de religión, vengan de la escuela pública o de la concertada. «Hay somos y existimos», dice Gené. En Solsona, que es una diócesis pequeña y rural, la escuela pública cuenta con 37 docentes de religión. Pero suman más de quinientos a todo tipo de centros, públicos o privados, de Cataluña y Andorra.

Las últimas ediciones se han celebrado en Barcelona (2016), Reus (2015), Vic (2014), y Tortosa (2013).