Rosarios para los familiares de las víctimas en Siria

Ayuda a la Iglesia Necesitada promovió la iniciativa con los líderes de las Iglesias cristianas locales y del Santo Padre para consolar a los cristianos de Siria

En Siria los cristianos se sienten más que nunca acompañados. Durante la fiesta de los Dolores de la Virgen María se llevó a cabo una iniciativa especial. En parroquias, como la Catedral de Nuestra Señora de la Paz en Homs se entregaron seis mil rosarios bendecidos por Francisco junto a un Nuevo Testamento en Árabe y una cruz hecha con madera de olivo de Tierra Santa.

Un talismán para los afectados

Los rosarios se entregaron a miembros de familias en las que algún miembro fue asesinado o secuestrado durante la guerra. En más de 480 parroquias de Siria se reunieron a rezar especialmente por ellos. Una de las mujeres que acudió al evento, venía a recoger uno de los rosarios para su sobrino, quien está luchando contra  el trauma de haber sido secuestrado. “Me gustaría tener un rosario para él, para que lo proteja, para que se sienta mejor y que salga de esta situación”. Desde entonces no sale de casa más que para lo necesario.

Casi tres mil familias cristianas han perdido a un ser querido

Ayuda a la Iglesia Necesitada calcula que más de dos mil familias cristianas han perdido a un familiar o incluso más de uno en la guerra. Otras ochocientas viven bajo la angustia de tener a un ser querido secuestrado. “Los cristianos de Siria tienen una gran necesidad de reconciliación y perdón”, aseguraba para Rome Reports el presidente de Ayuda a la Iglesia Necesitada, Thomas Heine Geldern. Por eso los líderes de las Iglesias locales junto con todas las Iglesias Cristianas y Ayuda a la Iglesia Necesitada ha lanzado la iniciativa “Consuela a mi Pueblo”.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...

21 octubre, 2019
La Red Mundial de Oración del Papa introduce un rosario inteligente para involucrar a los jóvenes en una oración tradicional por la paz en el mundo