Por una catequesis evangelizadora

Las XVIII Jornadas Interdiocesanas de Responsables de Catequesis debaten sobre cómo llegar a ser una comunidad más acogedora

Fotos: Ramon Ripoll

«Las comunidades parroquiales de Barcelona se han visto profundamente afectadas por el cambio de época que estamos viviendo». Así lo afirmaban los catequistas de la arxidiocesis reunidos con motivo de las XVIII Jornadas Interdiocesanas de Responsables de Catequesis. Según los grupos de catequistas se necesita «una nueva manera de acoger, escuchar, anunciar, acompañar. Y esto no sólo afecta a la catequesis, sino a toda la comunidad, en la parroquia». Así, esta edición se ha centrado en ayudar a descubrir que el lugar natural de la catequesis está en el corazón de la comunidad.

Innovar para llegar a todo el mundo

Ponencias y experiencias que han hecho que los catequistas profundicen nuevas maneras de hacer catequesis más cercanas que lleguen a todos y que, en definitiva, evangelicen. Mn. Emili Marlés, rector de la parroquia de Sant Cugat fue el primero en llevarlo a cabo. Allí pudo explicar qué es una catequesis evangelizadora para una parroquia en salida. Así ayudó a todos a pensar como ser una comunidad que transmita el Evangelio, lo que implica llegar a ser una comunidad más acogedora.

De la escucha al aprendizaje

«Saber trabajar en equipo es esencial para que una comunidad salga adelante», coincidían en su razonamiento. Por eso todos los catequistas pudieron escuchar tres experiencias de catequesis innovadoras con éxito en diferentes ámbitos. En el ámbito más rural habló, D. Antonio Facchinet, de la comisión de catequesis de la Diócesis de Cremona (Italia). Para ilustrar la comunidad de barrio de una ciudad más pequeña, intervino D. Jesús Úbeda Moreno, de la parroquia de la Natividad de Ntra. Sra. de San Martín de la Vega, de la Diócesis de Getafe. Finalmente Mn. Alberto Para, de la parroquia de Sta. Eulàlia de Vilapicina y Director del Secretariado Diocesano de Catequesis de Barcelona, ​​mostró cómo se hacían las cosas como ejemplo de una ciudad grande.

«Jesús era consciente de los prejuicios que había en la sociedad. Pero Él ha descubierto quién es y así se ha acercado a ti y a mí, porque ha dejado atrás los prejuicios«. Así lo explicaba el obispo auxiliar de Barcelona, ​​Mons. Antoni Vadell, que aseguraba como «esta fraternidad entre los catequistas hoy nos hace pensar a quien nos ha reunido el Señor en esta mesa. El Señor reúne gente diversa para compartir lo más profundo», añadía.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...