La educación para la mejora social

Las organizaciones de ocio y socioculturales fomentan la participación, el apoyo vecinal y la cohesión social de los barrios donde actúan

Cuál es la contribución de las entidades de ocio y socioculturales en la cohesión, la participación y el compromiso social? Pueden las experiencias educativas que se desarrollan en estas organizaciones contribuir en la socialización de personas con orígenes diversos? Puede la relación que se establece entre iguales ayudar a crear nuevos líderes sociales?

Para responder a estas y otras preguntas, el Grupo de Investigación, Innovación y Análisis Social (GIAS) de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés – URL presentó el junio pasado la investigación “Ocio, Acción Sociocultural y Cohesión Social” en la misma Facultad. El estudio se ha centrado en dos barrios de la ciudad de Barcelona y dos de la ciudad de Bilbao. En él, se analiza cómo las actividades dirigidas a niños, adolescentes y jóvenes contribuyen a la mejora social. Los tres ejes principales son: la participación, la cohesión y el apoyo vecinal.

Participación social

Uno de los resultados de la investigación muestra que, en los barrios con población de orígenes diversos, la entrada de vecinos en estas entidades viene por participación de los niños. Estos se involucran en sus actividades, ya sea en un casal, una entidad deportiva o la fiesta de barrio. Son, precisamente, los niños quienes arrastran a sus padres y madres, implicándoles en la organización de las actividades. Por consiguiente, conocen otras personas. Aun así, en algunos casos, cambian otras organizaciones que buscan la mejora del barrio, la movilización vecinal y la participación política.

Esta implicación genera un sentimiento de pertenencia. Éste forma un espacio idóneo para poder trabajar aspectos relacionados con la prevención de conductas negativas. Algunas de ellas serían, por ejemplo, las relaciones afectivo-sexuales o el consumo de tóxicos.

Apoyo vecinal

Teniendo en cuenta cómo es la participación en estas entidades, los responsables del estudio destacan que se hace a través de un liderazgo horizontal. Se trata de asociaciones donde las opiniones de todos sus miembros son importantes. De este modo, se crea un sentimiento de boy escout y participación que favorece la implicación para la mejora del barrio y de las personas que viven (convivencia ciudadana). Así, se llega, en algunos casos, al activismo político y la conciencia social. La actividad de estas organizaciones no sólo se centra sólo en su ámbito de actuación. Así, también, se generan redes de solidaridad para ayudar a personas que están pasando por una situación crítica.

Cohesión social

La investigación también destaca el papel de las entidades de ocio educativo como espacios para generar nuevas relaciones de amistad entre personas de orígenes y generaciones diferentes. Así lo describe una de las personas entrevistadas: “Sobre todo, la CAU te enseña a respetar a todo el mundo. Cuando entras es lo primero que aprendes. Te abres al mundo y no tienes ningún tipo de problema”.

Otro participante explica: “La función que hacen estas entidades a mí me parece muy importante. En el momento en que viene mucha gente de fuera, los casales juegan un papel muy importante para la cohesión. Porque te encuentras de tú a tú para jugar, para distraerte, para aprender. En ningún momento se compite”.

Escuelas de ciudadanía

El paso de los niños y adolescentes por estos tipos de entidades los hace conscientes de la importancia de trabajar para la cohesión social y el bien común. Siguiendo estos pasos, acaban aconteciendo escuelas de ciudadanía. El resultado es que los jóvenes que han pasado por estos tipos de entidades son más conscientes de las necesidades de su barrio. Además, se dan cuenta de las responsabilidades que hay que tomar para mejorar el entorno y la calidad de vida de las personas.

Finalmente, las entidades de ocio también destacan por su adaptabilidad a las circunstancias de sus integrantes y del entorno. Se amoldan según la oferta de sus actividades y sus costes. En consecuencia, se favorece la participación del mayor número de personas. En adición, gracias al trabajo en red, conocen de donde pueden extraer recursos económicos y asistenciales.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...

23 octubre, 2019
Café Youcat abre la temporada con Regina Mary, una cristiana que sufrió la represión religiosa en la India hinduista