Roma acoge la canonización de siete beatos

El pontífice presidió la Santa Misa donde canonizó a los nuevos santos, Pablo VI y Óscar Romero

FOTOS: Dr. Guillermo Simón

La Iglesia católica ha nombrado 7 nuevos santos: Pablo VI, Óscar Romero, Nazaria Ignacia, María Catalina Kasper, Franceso Spinelli, Vincenzo Romano y Nunzio Sulprizio. El arzobispo de Barcelona, Joan Josep Omella, asistió a la celebración del Vaticano, donde tuvo un encuentro con el papa Francisco.

Homilía del Papa Francisco

En la homilía, el Papa Francisco reflexionó sobre la parábola del joven rico, que se negó a seguir a Jesús. Así, el pontífice fue muy claro en sus posiciones: “Sígueme: no vayas con Jesús sólo cuando te apetezca, sino búscalo cada día; no te conformes en observar los preceptos, en dar un poco de limosna y decir algunas oraciones. Encuentra en Él a Dios que siempre te quiere, el sentido de tu vida, y la fuerza para entregarte”.

El pontífice dio a entender que «si el corazón está lleno de bienes no habrá espacio para el Señor». De hecho, aseguró que «Jesús es radical» y «lo da y lo pide todo». Por otra parte, a base de preguntas retóricas invitó a cada uno a reflexionar sobre nuestra «historia de amor con Dios».

“Es precisamente en medio de las dificultades cuando nuestros contemporáneos tienen la necesidad de conocer la alegría, de escuchar su canto”, explicaba. Para finalizar, aseguró que «aligerar el corazón de bienes hace que seamos más libres para querer a Dios y transmitir la alegría», tal como hicieron estos nuevos santos.

La vocación universal a la santidad

El papa Francisco se refirió a los nuevos santos en su homilía, los protagonistas del día. Concretamente, sobre Pablo VI, remarcó su dedicación al Evangelio de Cristo, «atravesando nuevas fronteras y convirtiéndose en su testigo». «Fue profeta de una Iglesia extrovertida con los alejados y se cuidó de los pobres», aseguraba el pontífice. Según dijo, nos exhorta a vivir nuestra vocación común, una “vocación universal a la santidad”; que «no es parcial».

En adición, Francisco remarcó la figura de Mons. Óscar Romero, que dejó las seguridades del mundo para acercarse a los más pobres y a su gente. Tal como dijo, «tenía el corazón magnetizado por Jesús y sus hermanos”. Finalmente, subrayó que todos los nuevos santos, en diferentes contextos, han traducido con su vida la Palabra de hoy, «sin cálculos y arriesgándose».

Pau VI

La canonización de Pablo VI nos recuerda que, en su ministerio pastoral, a pesar de las dificultades de la Iglesia coetánea, aconteció un testigo audaz y prudente. Llevó a cabo la responsabilidad de la gran obra del Concilio Vaticano II. El papa Francisco ha mostrado, en varias ocasiones, la admiración por el pensamiento del nuevo santo. De hecho, el mismo Francisco prioriza tal como lo hizo Pablo VI la Iglesia del diálogo; así como una Iglesia “samaritana”, y entregada a los pobres.

Mons. Òscar Romero

El nuevo Santo Óscar Romero ha sido un referente de santidad para toda la Iglesia. Desde su muerte, asesinado mientras celebraba Misa, el obispo Romero ha sido recordado y querido; sobre todo por su pueblo fiel del Salvador. Hizo llegar el mensaje del Evangelio a todos, sin exclusión. Tal como dijo en una entrevista: “Me gusta el calificativo de hombre de esperanza. Creo que es mi misión […] Mi muerte, si es aceptada por Dios, será por la liberación de mi pueblo y como un testigo de esperanza en el futuro”.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...

11 octubre, 2019
Llega a los cines la nueva adaptación del Joker, catalogada como «la película imprescindible del año»
11 octubre, 2019
El obispo auxiliar de Barcelona Mons. Antoni Vadell preside la misa de inicio de curso de los jóvenes universitarios católicos: «La universidad no es solo abrir la puerta al conocimiento, también tenemos que abrir nuestros corazones»
10 octubre, 2019
Su prima, Dolors Casanovas, nos descubre el perfil humano del futuro beato: “Su confesor le dio una sagrada forma diciendo: «si nunca te ves muy apurado tómatela»"