Final de curso con la Pastoral Universitaria

El obispo Sergi anima a los universitarios a continuar con la "misión" dando ejemplo durante las vacaciones

El curso llega a la recta final y los universitarios se han congregado en una celebración familiar para dar gracias. Convocados por el Secretariado Diocesano de Pastoral Universitaria, el Secretariado Diocesano de Pastoral de Juventud y Safor BCN se han encontrado todos en la capilla de la Universidad de Barcelona (UB). El obispo auxiliar de Barcelona, ​​Mons. Sergi Gordo, ha presidido la celebración alentando a los jóvenes a dar y servir tal como Jesús lo hizo.

Fraternidad en las aulas

Al inicio del acto, Salvador Vidal, director de la Pastoral Universitaria ha hablado en representación a todo el equipo de la pastoral: Clara Seguí, M. Assumpta Sendra y Jordi Cabanes. Vidal ha agradecido la presencia de los jóvenes, que habían dedicado este momento entre aulas para asistir a la capilla. Tal como ha dicho «un ejemplo de los que salen a dar testimonio de palabra y de vida». En este sentido, ha hecho hincapié en el Plan Pastoral Salgamos! que invita a salir, y este año nos da un empujón a vivir la fraternidad. «Dios quiere que trabajamos en comunidad y en fraternidad entre nosotros».

«Dar como Jesús lo hizo»

El obispo Sergi, durante la homilía, ha hecho una valoración del final de curso, en el que estudiantes y profesores se despiden, pero continuando la misión. Así, el obispo ha puesto como ejemplo la despedida de Jesús con los discípulos, momento en que, según el Evangelio de Paz, Cristo dice: «Hace más feliz dar que en recibir» (Hechos 20, 35).

Mons. Gordo ha instado a ser testimonios del Evangelio, «cuando hay curso y en las vacaciones, en la Iglesia y la sociedad, dentro y fuera de las aulas». «Jesus despide de los discípulos, y les enseña la gran misión: la donación total. Jesús da esperanza, infundiendo confianza en ellos», explicaba el obispo Gordo. «Y nosotros i los universitarios aprenderemos esta lección. Para este verano sí hay deberes! – exclamava- no desconectemos de esta máxima de Sant Pablo y hagámosla nuestra».

«Así – resumía el obispo – nos descentramos. Porque no depende de nuestras fuerzas, o bien, de nuestros objetivos, se trata de dejarse llevar por Dios, que él sea el protagonista y digamos «Señor te seguiré y daré testimonio»».

Un tándem que hace camino

Al final de la celebración, el delegado del Secretariado de Juventud, Mn. Bruno, se ha sumado en el agradecimiento a los alumnos. También, a todos aquellos que han hecho posible  este curso. Desde los profesores, los secretariados y todos los involucrados. «Un Tándem, que entre todos formamos y nos da energía para caminar adelante», ha dicho Mn. Bruno.

Antes de la despedida el obispo ha deseado a los jóvenes estudiantes, «buenos frutos en estos últimos días de curso».

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...