Inicio > Noticias > Iglesia de Barcelona

El Proyecto ALPAN sirve 500.000 comidas

El comedor Cafarnaum de Santa Tecla celebra el medio millón de menús servidos por la iniciativa impulsada por Rotary Club y la Asociación de Voluntarios de "La Caixa"

Hace 6 años, en junio de 2012, comenzaba a andar el Proyecto ALPAN. Esta acción, promovida por el Rotary Club, por el Ayuntamiento de Barcelona y por la Asociación de Voluntarios de “la Caixa”, ha dado su menú 500.000. Hoy día, son 7 los centros sociales que en total reparten 450 menús diarios del Proyecto ALPAN. Entre estos se encuentran los comedores sociales de 4 parroquias: la parroquia de Sant Eugeni Papa; la parroquia de Santa Tecla; la parroquia de Sant Joan d’Horta y la parroquia de Sant Fèlix d’Àfrica

“Queremos acoger”

La celebración de este medio millón de comidas ha tenido lugar en la parroquia de Santa Tecla, en el barrio de Les Corts. Concretamente, en el comedor de Cafarnaum, que tiene un papel especialmente relevante y  que acoge diariamente entre 60-70 personas. Su rector, Mn. Joan Sabé, valora muy positivamente esta acción. “Este proyecto social nos permite ayudar a las personas más vulnerables de nuestro barrio”, asegura. Según explicó en declaraciones, para él “es un gozo formar parte de esta iniciativa conjunta, que hace presente la Palabra de Dios en el Evangelio hacia los más necesitados”. “No queremos que sea sólo un lugar para comer, sino servir un momento donde las personas se sientan cómodas y acogidas”, añade.

Además, expresa el rector, “las acciones sociales como el Proyecto ALPAN, ayudan a difundir la Iglesia en salida que reclama el Papa, a la que también nos anima a seguir el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona. Estamos aquí para servir a los más pobres”. A día de hoy, un equipo de casi 50 voluntarios dedican su tiempo a este proyecto de acción social.

Héroes anónimos

Durante los parlamentos, también, ha intervenido el representante de Rotary Club en Cataluña, Albert Faus. Satisfecho por este medio millón de menus, ha agradecido la colaboración de todos aquellos que han hecho posible este número redondo de comidas servidas. Tal como ha dicho, ha sido el resultado de aquellos hoteles comprometidos con el proyecto, que altruistamente proporcionan la comida y sobre todo gracias a la ayuda de los voluntarios. “Sin ellos este proyecto habría sido humo”, asegura Faus. Se ha dirigido a ellos como aquellos “héroes anónimos que llueva o haga buen tiempo van a buscar la comida a los hoteles para llevarlo a los comedores y finalmente servirlo”.

“Un problema que hay que resolver”

La coordinadora del proyecto ALPAN, Cristina Marsal, destacó lo maravilloso que resulta esta tarea. “Una acción llevada a cabo con el esfuerzo de todos los voluntarios”. Aunque, al tiempo, que aseguró que lo que más anhela el proyecto “es fracasar”. Según Marsal, la meta es ayudar a que todos puedan comer todos los días, pero “es el objetivo és que la clientela baje, y por tanto que el negocio fracase”. “Si el número de usuarios bajara, querría decir que hay menos necesidad”, explica. “Sin embargo, el aumento de la clientela, evidencia que hay un problema en la sociedad que hay que resolver”.

Te interesará ...