«DUTXAAMIGA» el nuevo servicio de Sant’Egidio

La «Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña» y la Comunidad de Sant’Egidio firman un convenio marco de colaboración

La Comunidad de Sant’Egidio presenta a Barcelona un nuevo servicio por las personas “sin techo”. «DUTXAAMIGA»  es un servicio sostenido gratuitamente por los voluntarios de Sant’Egidio que quiere facilitar la vida de las personas “sin techo”. La manera? Acceder a un servicio de ducha matinal. Este servicio es fruto de una colaboración de Sant’Egidio con la «Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña» y en particular el Centro Deportivo Municipal de la Estación del Norte. Por eso, la presentación ha contado con presidente de la UFEC, Gerard Esteve, y el responsable de la Comunidad de Sant’Egidio a Barcelona, Jaume Castro. Ambos han firmado el convenio marco que los permitirá colaborar en un proyecto que ayudará a los más vulnerables a sentirse más motivados para seguir adelante.

Los datos de la ciudad condal

A Barcelona viven más de 1200 personas al raso y otros 600 en asentamientos o infrahabitatges. En toda la ciudad hay 12 lugares donde las personas “sin techo” pueden lavarse gratuitamente: 4 centros públicos y 5 de privados.  Se ofrecen 263 duchas por día, de las cuales  160 en centros públicos, insuficientes para cubrir las necesidades de todas las personas “sin techo”.

¿Qué es DutxAmiga?

«DUTXAAMIGA» es la propuesta de un servicio gratuito y de proximidad. Un servicio que empezará con 8 duchas y se podrá extender en otros centros para hacer más fácil la vida de las personas “sin techo” y ayudarlas porque puedan salir de la calle y vivir más dignamente.

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...

19 septiembre, 2019
El Consejo General de Hermandades y Cofradías de Barcelona y la Fundación Andacat conmemoran los 20 años de su aprobación en el monasterio benedictino el 21 de septiembre
18 septiembre, 2019
Un grupo de personas con discapacidad visual llegan a Santiago de Compostela después de tres años haciendo el camino francés