Inicio > Noticias > Juventud > Iglesia de Barcelona > Libros

DOCAT, el sueño del Papa

Claret presenta el manual de la doctrina social de la Iglesia para los jóvenes, en catalán

“De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Mt, 25:40). Una frase que ha cambiado vidas, como la de san Francisco de Asís o la de santa Madre Teresa de Calcuta. Una mención que llama a una acción inmediata. Así, llega de la mano de Claret el DOCAT, un nuevo Catecismo para jóvenes que responde muchas de las cuestiones que les pueden inquietar. Ahora bien, con una pregunta clave que hay que responder: “Qué hacer?”. Por lo tanto, con la llegada del manual en Cataluña, el próximo día 15 de febrero, a las 19 h habrá la presentación que dará el pistoletazo de salida.

Quién, dónde, para quién y qué?

La Sala Pere Casaldàliga de la Librería Claret será el escenario que llenará el acto. Talmente, contará con las intervenciones del cardenal Joan Josep Omella; el delegado de PJ de Tarragona y coordinador del SIJ, Mn. Josep Mateu; el director de Justicia y Paz de Barcelona Eduard Ibáñez y el representante de la Editorial Claret, Máximo Muñoz.

El libro, llevado a la lengua catalana, es una traducción popular de la doctrina social de la Iglesia católica según se ha ido desarrollando esta en sus documentos más importantes desde el papado de León XIII. El DOCAT presenta una clara intención, que es responder la pregunta: Qué hacer? Y por eso está diseñado como un manual de instrucciones que, poniendo en práctica el Evangelio, nos ayuda a transformarnos primero a nosotros mismos, después a nuestro entorno más próximo y, finalmente, todo el mundo.

328 preguntas complejas y relevantes. Se puede ser político y cristiano a la vez? Existen trabajos o encargos sociales incompatibles con la fe? Además, incluye centenares de citas de personajes destacados como Saint-Exupéry, Hannah Arendt, J.K Chesterton, Simone Weil o Karl Marx, entre otros.

El sueño del Papa

Francisco, que escribe el prólogo, insiste una y otra vez a los cristianos a involucrarse activamente en un mundo más justo: “Un cristiano, si no es revolucionario, en este tiempo, no es cristiano!” y afirma “solamente transformarán la tierra aquellos que se libren con Jesús y se dirijan, guiados por él, hacia los marginados que viven en medio de la suciedad”.

Y es que, como el pontífice lleva anunciando, la revolución del amor y la justicia tiene que llegar al mundo. Se tiene que dar un paso más allá. Así, el Papa tiene un sueño claro. Este no es que los jóvenes estén “sentados bajo los árboles discutiendo sobre la vida”. Al contrario, tiene una ambición más grande, y esta es la de una generación “que sea para sus contemporáneos”. Anima, por lo tanto, que “se involucren en política y luchen por la justicia y la dignidad, sobre todo por los más pobres”.

Te interesará ...