Cáritas aumenta el número de atendidos y de proyectos sociales

La entidad cristiana presenta la Memoria 2016 donde constata que la crisis no ha terminado y que se ha instalado en la vida de los más vulnerables

Hoy por la mañana, en la sede de Cáritas Cataluña ha tenido lugar la presentación en rueda de prensa de la Memoria 2016 de las Cáritas Diocesanas con sede en Cataluña.

En el acto han intervenido Mons. Juan José Omella, cardenal arzobispo de Barcelona y responsable de la pastoral social de la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET), obispo delegado de la CET en Cáritas Cataluña, Francesc Roig, presidente de Cáritas Cataluña, Anna Roig, jefa del Área de Comunicación y Relaciones Institucionales de Cáritas Diocesana de Barcelona y Luis Miguel Luna, responsable del Departamento de Comunicación de Cáritas Cataluña.

Tras la bienvenida efectuada por Mons. Juan José Omella, Francisco Roig – presidente de Cáritas Cataluña – ha presentado la labor desarrollada por las Cáritas Diocesanas con sede en Cataluña, una tarea que ha sido posible gracias a la acción en red de las 526 Cáritas parroquiales, interparroquiales y arciprestales, y las 10 diocesanas con el apoyo de más de 12.000 personas voluntarias.

En su intervención ha manifestado que «respecto del año 2015, hemos dado un 4,7% más de personas, en total 360.604 (343.513 en 2015), y hemos visto aumentar un 11,5% el número de proyectos (1.729 2015 / 1.954 en 2016) y de intervenciones«.

El gasto efectuado en el año 2016 por las Cáritas Diocesanas ha sido de 47,5 millones de euros, de los que el 84%, 40,1 millones de euros, se han destinado a la Acción Social.

Para Francisco Roig, la Memoria 2016 muestra, una vez más, que «nos encontramos muy lejos de una realidad en la que la persona sea el centro del interés colectivo». Para Cáritas Cataluña, problemas como el paro, la precariedad laboral, la explotación, la pobreza infantil, la acogida a los que huyen de su país por la guerra o por el hambre, los que no tienen hogar, el fracaso escolar, la soledad de muchas personas mayores, la pobreza hereditaria, la conculcación de un derecho tan básico como es el derecho a la vivienda digna…, son realidades que siguen golpeando las personas más desprotegidas.

El perfil de los beneficiarios

Posteriormente, Luis Miguel Luna, responsable de Comunicación de Cáritas Cataluña ha expuesto el perfil de las 360.604 personas beneficiarias.

El 58,2% son familias con hijos a cargo (el 39,4% son parejas con hijos y un 18,8% son familias monomarentales). El 26% de las personas son personas que viven solas y el 4,7% son parientes que viven juntos. Así pues, se pone de manifiesto que las familias con hijos a cargo son las más vulnerables.

En cuanto la tenencia de la vivienda, el 50,1% de los hogares viven en una vivienda de alquiler y el 39,5% no tienen una vivienda digna.

Sólo tienen una vivienda en propiedad un 10,4% de los hogares atendidos por las Cáritas.

El 47,5% de las personas atendidas han nacido en España o en el resto de Europa. El 52,5% han nacido fuera de Europa: el 17,4% en América del Sur y Central; el 30,6% en África; del 1,5% en Asia y el 3% en el resto del mundo. En algunas Cáritas se ha detectado un incremento de las personas procedentes de El Salvador, Honduras y de países en conflicto.

El 28,8% de las personas en edad laboral están trabajando, mientras un 71,2% están en paro o buscan trabajo. Se han generado nuevos puestos de trabajo, pero estos son precarios (temporales, con bajas remuneraciones).

Cáritas constata que estamos en una grave crisis social

A su vez, Anna Roig, jefa del Área de Comunicación y Relaciones Institucionales de Cáritas Diocesana de Barcelona ha puesto de manifiesto que estamos ante una grave crisis social, caracterizada por la cronificación de la pobreza, la precariedad laboral continua, el empeoramiento de la red de protección de las familias, la vivienda como factor clave de exclusión y la desprotección de las personas migradas y refugiadas.

Roig ha manifestado que estamos ante «dos riesgos estructurales: el riesgo que tenemos como sociedad de acostumbrarnos a la precariedad, y la desconfianza en la participación social y política como estrategia de mejora de las condiciones de vida».

El arzobispo de Barcelona ha acabado la rueda de prensa relacionando Cáritas con una persona. Siendo, de esta manera, las manos que acogen a los necesitados, los ojos que los descubren, las orejas que los escucha y la boca que denuncia la desigualdad y proclama la solidaridad.

Fuente: Departamento de Comunicación de Cáritas Cataluña

 

¿Te ha gustado este contenido? Suscríbete a nuestro boletín electrónico. Cada semana, la actualidad de la Iglesia diocesana en tu correo.

Te interesará ...

21 agosto, 2019
Entrevista al escritor y poeta madrileño F. Javier Expósito sobre sus sensaciones tras la peregrinación en Palestina e Israel
19 agosto, 2019
El segundo capítulo del Instrumentum Laboris propone una conversión ecológica integral que se preocupe por la tierra amazónica y por los pueblos indígenas que habitan en ella
17 agosto, 2019
Comunicado de la red 'Migrantes con Derechos' emitido el pasado 14 de agosto donde se denuncia la situación de los refugiados en el mar y la falta de iniciativa de los Gobiernos de España, Italia y Malta