Inicio > Noticias > Iglesia de Barcelona

20 años del comedor social “El Pa de Sant Oleguer”

Esta iniciativa de la parroquia de Santa María Reina asiste actualmente a cerca de 200 personas gracias a la cooperación y el trabajo en equipo

Fotografías: Borràs Camps

 

Este fin de semana, el Cardenal arzobispo de Barcelona Joan José Omella presidió la celebración con motivo del XX Aniversario del Comedor “El Pà de Sant Oleguer en la Parroquia de Santa María Reina. El acto tuvo lugar el Domingo III de Cuaresma y, ​​entre los principales concelebrantes, estaba el rector de la parroquia, Mons. Jaume González Agapito, principal impulsor de la iniciativa. El templo quedó lleno de gente, sentada en los bancos, en las escaleras e incluso de pie, al fondo y el lateral de la nave. Feligreses i amigos que querían dar las gracias a Dios y a los responsables, por este servicio que la parroquia inició hace veinte años.

Inicios 

La iniciativa comenzó un 1 de octubre de 1997, cuando el rector acogió los pobres en la misma casa rectoral. Allí, se sirvió la primera comida, preparada en la misma cocina del rector. Unos meses después, el comedor “El Pa de Sant Oleguer” abría sus primeras instalaciones, con la ayuda de los feligreses y voluntarios. “Desde estos inicios – explica el impulsor del comedor y el rector, Mons. Jaume González Agápito – la respuesta de los colaboradores, de los amigos, de los simpatizantes y de los mismos necesidades ha sido estupenda, por el número, por el talante de la colaboración y por el ambiente que se ha creado”.

A lo largo de estos 20 años de recorrido, el comedor ha ido evolucionando. Aunque se ha encontrado con dificultades, como el incendio que sufrió en julio de 2006 en todas las instalaciones, el empuje parroquial lo ha sacado adelante. Tras el incidente, el servicio reabrió “más grande y más bonito, y desde entonces el proyecto ha seguido creciendo adaptándose a las necesidades sociales”, explican los responsables. La cooperación y el servicio del voluntariado hace que cada día sea posible que los más necesitados de este arciprestazgo (Sarrià-Sant Gervasi, Valle Hebrón y Gracia) puedan tener un plato en la mesa con condiciones.

Cooperación en equipo

Hoy día, según explica el director del comedor social, Paco Luque, se acoge entre 150 o 200 comensales diarios. “Todos los que asisten al comedor son recibidos personalmente y con una gran sonrisa por los voluntarios que colaboran con la iniciativa”, explica Paco. Este asegura que, si se ha llegado hasta donde están ahora, es “gracias al Espíritu Santo” que les ha encaminado a una tarea organizada. “Tenemos entre 8 y 10 voluntarios diarios que nos permiten abrir el servicio de comidas cada día de la semana. Comidas que se cocinan y se sirven en el momento”, añade.

Homilía

El cardenal Omella durante la homilía agradeció la labor que durante esta veintena de años han llevado a cabo los voluntarios y responsables del comedor. “Una acción encaminada a testimoniar el mensaje de Jesús, a dar ejemplo de lo que pide el Evangelio”. “Esto es salir a las periferias y la ayuda a los más necesitados”. Omella destacó que a veces la acción del voluntariado puede parecer que pasa desapercibida al día a día, pero los frutos que da y el resultado de cooperación no.

También, profundizó en la figura de Sant Oleguer (s. XII), uno de los primeros obispos de la diócesis, hijo de Barcelona, ​​cuyo cuerpo reposa en la Catedral. Una persona piadosa y humilde, que destacó por su arraigo en el pueblo y los estamentos eclesiástico. “Un claro ejemplo a seguir”.

Comida

Tras la celebración, el cardenal saludó las responsables y una gran parte de la feligresía de tú a tú. A continuación, todos continuaron con una comida de hermandad en el mismo comedor social del Pà de Sant Oleguer, donde se dibujó ambiente de alegría, fraternidad y orgullo por estos años vividos y por los que vendrán.

Te interesará ...