Pàgina d'inici > Noticies

Paraules de Mons. Omellla a Barcelona Tribuna

Per una economia amb valors al servei de les persones Descarregar el text  Bon dia a tothom, Distingit senyor Jaume Giró, president de Barcelona Tribuna, gràcies per les seves paraules de presentació. També vull agrair la invitació a participar en aquest col·loqui a la Societat Econòmica Barcelonesa d’Amics del País i a les altres institucions […]

Per una economia amb valors al servei de les persones

Descarregar el text 

Bon dia a tothom,

Distingit senyor Jaume Giró, president de Barcelona Tribuna, gràcies per les seves paraules de presentació. També vull agrair la invitació a participar en aquest col·loqui a la Societat Econòmica Barcelonesa d’Amics del País i a les altres institucions organitzadores: el diari La Vanguardia i l’Associació Espanyola de Directius.

Estic molt agraït per l’oportunitat que m’ofereixen de poder participar en aquest esdeveniment, que no és el marc habitual perquè un arquebisbe vingui a parlar a uns representants del món empresarial o relacionat amb aquest… Cosa que no deixa de causar-me una certa sorpresa, ja que és la primera vegada que em trobo a Barcelona davant d’una organització com la que vostès representen. Però com diem els de la Franja de Ponent, mig aragonesos, mig catalans: “A donar la cara, en cada situació!”

Com saben prou bé, la creu que porto al pit és la que fa que se’m reconegui com el pastor d’aquesta arxidiòcesi i la que em recorda cada dia Crist, a qui serveixo, i tots els homes i dones d’aquesta gran diòcesi.

Vengo hoy a ustedes con “el temor y el temblor” de quien quiere hacerles llegar un mensaje y alguna propuesta desde lo más profundo del corazón sobre aquellas cuestiones sociales que deben ser nuestras prioridades y nuestros lugares comunes para la construcción de una sociedad justa.

Barcelona ha sido y es una de las ciudades más valoradas por el mundo empresarial. Como ustedes saben mejor que yo, es una de las ciudades del mundo más atractivas para los emprendedores.

Barcelona cuenta con prestigiosas universidades y escuelas de negocios y es una de las ciudades con mayor número de universitarios y titulados. Barcelona es ciudad de importantes centros de investigación y desarrollo, una ciudad puntera en investigación médica, en sus hospitales y centros sanitarios de gran prestigio, a donde acude gente de todo el mundo. Barcelona es una de las ciudades que atraen mayor cantidad de turistas a nivel europeo y es el principal destino turístico en España. Barcelona dispone de todo tipo de industrias: farmacéuticas, químicas, automovilísticas, del sector de la electrónica… Barcelona es un motor de nuevas tecnologías de software de entretenimiento y atrae a las empresas de telecomunicaciones y las nuevas tecnologías. ¡Qué importante es Barcelona!

Pero miren… hace tan solo diez días, en la fiesta de Corpus, hice notar a través de Cáritas Diocesana que nuestra población tiene una tasa de paro femenina del 19% y entre los hombres cercana al 16%, frente al 8 y al 5% que se registraba en 2007. La tasa de paro entre los jóvenes de 16 a 24 años se sitúa en el 39%, frente al 14% que había en 2007. ¡Ya ven, tan solo unos pocos datos que nos describen una realidad dolorosa!

Nos encontramos ante una emergencia del precariado, esto es, la consolidación de una clase social que a nivel global se caracteriza por una creciente precariedad laboral y una aplastante incertidumbre vital. ¿Se imaginan lo que es vivir así? Es un vivir a la intemperie que provoca un malestar social.

Es cierto que recientemente se está creando ocupación, pero en muchos casos marcada por una precariedad y una parcialidad, que no generan la seguridad necesaria en la persona. Más ocupación, pero en la mayoría de los casos bajo el precio de la inestabilidad de la inseguridad y de salarios bajos.

–        El Salario mínimo interprofesional mensual del 2016 es de 655,22 Euros.

–        Y, en España, un 35% de los asalariados está por debajo de este Salario Mínimo (5,9 millones de personas)

A la vista de estas cifras, y si esta ciudad es tan rica y tiene tantas posibilidades… ¿qué es lo que nos haría falta para que todas estas familias que sufren tuviesen un trabajo digno? Y sobre todo: ¿Qué tendríamos que hacer para que estos nuestros jóvenes tengan verdaderas oportunidades?

Ante esta Barcelona rica e industrial, yo sólo puedo preguntarles, jamás reprocharles… –se trata de una pregunta que busca soluciones y mejoras–: ¿Qué podemos construir juntos? ¿Qué podemos hacer ustedes empresarios y nosotros, pueblo de creyentes que camina? ¿Qué podemos hacer para que podamos generar trabajo digno, nuevas oportunidades para todas aquellas personas que no desean caridad sino justicia?

Me gustaría exponerles en esta breve charla algunos aspectos sociales que me inquietan y que son importantes para nuestra archidiócesis y para este pastor de todos. Debo confesarles que les hablaré a la luz del Evangelio, del humanismo cristiano y de la Doctrina Social de la Iglesia.

Déjenme pues empezar estas palabras citando un pasaje del Evangelio, en concreto, una parábola de Jesús (Luc 12,16-21):

“Había un hombre rico, cuyas tierras dieron una gran cosecha. El rico se puso a pensar: ‘¿Qué haré? ¡No tengo donde guardar mi cosecha!’ Y se dijo: ‘Ya sé qué voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes en los que guardar toda mi cosecha y mis bienes. Luego me diré: Amigo, ya tienes muchos bienes guardados para muchos años; descansa, come, bebe y goza de la vida.’ Pero Dios le dijo: ‘Necio, vas a morir esta misma noche: ¿para quién será lo que tienes guardado?’ Eso le pasa al hombre que acumula riquezas para sí mismo, pero no es rico delante de Dios.”

Crear empresa, ser empresario, estar en la dirección de empresas o en el sector de la asesoría; pertenecer al mundo jurídico, de la banca o de las finanzas; o bien ser miembro de una universidad o un centro de desarrollo implicados en la enseñanza, la investigación y el conocimiento de productos, que son los ejes y las bases que deberán crear riqueza en el seno de nuestras comunidades, implica una responsabilidad particular en la construcción de la sociedad.

¿Somos conscientes de como casi todo en nosotros es un don? ¿Somos conscientes que casi todo lo que somos nos ha sido regalado? ¿Quién de nosotros ha escogido la familia en la que hemos nacido, los padres y hermanos que hemos tenido, la capacidad intelectual que tenemos, los recursos económicos de los que hemos dispuesto? Y si nos ha sido regalado, quiere decir que no somos dueños, sino administradores ¿Cómo queremos administrar los dones que hemos recibido? ¿Con que fin?

Todos nosotros somos unos privilegiados con una gran responsabilidad. Dios nos ha escogido para una misión muy especial, la de colaborar con Él en la creación de un mundo más digno, de un mundo que ponga en el centro la dignidad de la persona, que persiga el bien común y que respete y cuide de la creación.

¿Qué nos mueve? ¿Cuáles son nuestros intereses? ¿Para qué trabajamos las horas que trabajamos?

Ser empresario o estar en la dirección de una empresa implica también trabajar para corregir la situación en la que nos encontramos, aunar fuerzas con los otros empresarios, con los políticos, con las instituciones sociales para reconvertir la situación.

Ser empresario implica gobernar los procesos que generan empleo y riqueza. La suya es una responsabilidad muy delicada. Es un trabajo complejo, porque es un trabajo que implica la relación con personas. Y, aunque a veces en el fragor del día a día nos pueda parecer que son instrumentos o medios de los que disponemos para lograr los fines que como empresario o directivo queremos alcanzar, no lo son. No podemos olvidar que toda persona es un fin en sí mismo, es objeto de la máxima dignidad.

Cuántas veces, en nuestras relaciones humanas en el seno de la empresa, dejamos a un lado la regla de oro: No hagáis a los otros lo que no querrías que os hicieran.

Por todo ello, ser empresario o estar en la dirección de una empresa, es una tarea que exige un gran rigor y un constante espíritu de superación.

Los seres humanos somos por naturaleza relacionales. Nos hacemos a través de las relaciones. Pero ojo, las relaciones también nos pueden destruir; tenemos muchos ejemplos de cómo la palabra, la difamación, las faltas al honor pueden llegar a destruir y hasta matar a una persona.

La empresa, es un haz de relaciones, entre seres relacionales. El gran reto que tienen ustedes es no sólo trabajar para que el fin de la empresa sea digno, sino también, para conseguir que las relaciones que se establecen en el seno de sus empresas sean dignas, dignifiquen a la persona, es decir, la hagan más y más humana.

¿Cómo hacer de nuestra empresa, de nuestro negocio un proyecto digno, un proyecto de vida y que genere vida?

Una primera propuesta que les hago para dignificar sus proyectos empresariales es comenzar por dignificar las relaciones que mantienen con sus colaboradores, con sus empleados, con sus clientes, con sus proveedores. Antes que empleados, clientes o proveedores, son personas. Y, diría aún más, son sus hermanos y hermanas. A algunos les toca ocupar un cargo de más responsabilidad. Pero ese cargo no es para el orgullo o prestigio personal, sino precisamente para servir más y mejor. El Papa Francisco ha hecho famoso su eslogan: “El poder está en el servicio”.

Una segunda propuesta es invitar a los empresarios y a los directivos a compartir una parte de la misión propia de los obispos. Sí, los obispos tenemos la misión de promover la comunión entre las personas que conforman el pueblo de Dios. El ministerio de la comunión es muy exigente, pero es precioso. ¿Y si ustedes dedican parte de su tiempo a fomentar la comunión en el seno de sus empresas y también en la sociedad?

Voy un poco más allá de sus respectivas empresas y les invito a reflexionar sobre el modelo económico en el que vivimos y sobre la sociedad y el mundo que querríamos edificar entre todos.

Hace falta una economía a la altura del ser humano. Nos lo recuerda San Juan Pablo II en la encíclica Centesimus Annus: “¡Ser empresario, antes de tener un significado profesional, tiene un significado humano!”

Estoy convencido de que los valores del Evangelio –plasmados en la Doctrina Social de la Iglesia– son capaces de transformar la sociedad y hacer un mundo más justo, más libre y en paz.

Desde esta perspectiva me gustaría recordar algunos puntos que el papa Francisco señaló como síntesis de su concepción de la empresa. Sitúan muy bien lo que a mi entender son los puntos de conexión entre el Reino que Jesús nos predica y el Reino que juntos hemos de construir. Un Reino que empieza aquí y ahora, en este mundo.

Veamos estos puntos:

– Primero: La empresa debe ser un motor que desarrolle los sectores más débiles de las comunidades locales y de la sociedad civil, pensando sobre todo en los jóvenes sin trabajo. Hemos de ser capaces de ayudar al nacimiento de nuevas empresas en las que todos puedan desarrollar un trabajo participativo y colaborativo.

– Segundo: Una economía al servicio de la persona y no la persona al servicio de la economía. Hay que establecer una profunda relación entre la economía, el bien común y la dignidad de las personas. ¡La persona debe estar en el centro de toda actividad económica, nunca el dinero! Sé que no es fácil, pero como el Papa, estoy profundamente convencido de que otro modelo económico es posible.

Sus empresas están llamadas a promover el bien común. Una de las consecuencias de promover el bien común es no sólo el derecho al trabajo, sino a un trabajo que dignifique a la persona, que le permita llegar a ser a lo que está llamada a ser, que le faculte a crear una familia y a sostener a unos hijos. Hoy, es más que nunca necesario, asegurar un trabajo digno.

Hemos crecido muchas veces fomentando actividades que potenciaban excesivamente la especulación financiera en lugar de promover el crecimiento real y dingo de la persona. Nuestra organización y gestión de la sociedad, esto quiere decir economía, se ha fundado exclusivamente en la maximización del beneficio.

Comparto la opinión del Papa de que es posible (y hasta rentable) aportar por un modelo económico que ponga en el centro a la persona y no únicamente la maximización del beneficio. Este nuevo modelo económico que hemos de edificar entre todos, no sólo es rentable sino que además nos realiza a todos mucho más. Escucho a empresarios y a directivos que reconocen que a pesar de ganar mucho dinero, se sienten vacíos. Me han enviado currículums para trabajar en Caritas, en Manos Unidas, hasta en el arzobispado, por un sueldo mucho menor, buscando una mayor realización personal.

Tercero: Dignificando el trabajo, dignificamos a la persona humana.

El pasado 13 de mayo, en una alocución con ocasión de un acto organizado por la Fundación Centesimus Annus Pro-Pontifice, ante cientos de personas del mundo económico, el papa Francisco decía textualmente: “Algo que nos debe hacer pensar profundamente, algo que nos debe hacer actuar urgentemente, algo que nos obliga a buscar soluciones” es que “los niveles de desempleo para los jóvenes no sólo son un escándalo que necesita ser reconducido ante todo, y sobre todo en términos económicos, sino que también es urgente tratarlo como una enfermedad social, para que nuestros jóvenes no sigan expoliados de su esperanza ni de sus grandes recursos de energía ni de su creatividad y visión mermadas”.

Creo que hoy, como ya he apuntado anteriormente, deberíamos plantearnos seriamente qué modelos seguir para edificar nuestra sociedad. No sólo para ofrecer un progreso económico, sino para pensar en estructuras capaces de crear trabajo estable y justo. ¡Seamos capaces de fomentar una mayor inversión en recursos humanos! No sólo desde la perspectiva de lo que debemos hacer con los hombres y las mujeres que ya trabajan en nuestras empresas, sino animando a nuestros departamentos de personal a que se preocupen por todas las personas que, con las mismas capacidades que nuestros empleados actuales, podrían resolver su vida si en nuestras organizaciones pensáramos creativamente en darles un espacio vital de trabajo. Un reparto digno con propuestas laborales que aporten dignidad a todos los que deseen tener un futuro esperanzador en el trabajo. Esto, señores y señoras, es trabajar por el Bien Común.

Sus antepasados crearon muchas empresas, mucha actividad económica, muchos puestos de trabajo aquí en Cataluña y en concreto en Barcelona.  Muchísimos de ellos tuvieron muy en cuenta la dimensión social del dinero y de las ganancias para ayudar a los más pobres, colaborando en esa empresa con instituciones como la Iglesia. Podríamos poner cientos de ejemplos, pero me quedo solamente con uno: ¿No es admirable lo que hizo la Venerable barcelonesa Dorotea Chopitea? Su vida se conformó en dos grandes ejes, desde su profundo amor a Dios expresado en el cuidado de los más pobres. Estos son los dos ejes: la formación y enseñanza de los jóvenes y la preocupación por las personas más humildes, que dieron lugar a la obra social extraordinaria y pionera en su época. Decía ella bellamente: “A la hora en que puedo trabajar por el prójimo, no me busquéis en las iglesias. Todo, hasta mi propia felicidad eterna, por el bien del prójimo”.

-. Cuarto: Dignificar la vida de la persona, pasa por dignificar la vida de la familia. Y en esto todos ustedes, acompañados de los políticos y de la organización e instituciones sociales, pueden aportar mucho. Se debe facilitar y animar la vida de las personas y de las familias con soluciones que permitan gestionar de forma adecuada, participativa y digna el valor generado a través de un sueldo justo, de una participación en el beneficio y de una colaboración en la gestión, para que todos se sientan parte de esta creación de la riqueza. La empresa no se debe limitar a buscar la maximización de sus beneficios a través de la distribución de dividendos a sus accionistas, sino que debe buscar fórmulas justas de reparto del valor añadido entre todos aquellos grupos de interés que la integran. No en vano el papa emérito Benedicto XVI nos lo recordaba en la Caritas in Veritate: “La gestión de la empresa no puede tener en cuenta únicamente el interés de sus propietarios, sino también el de otros sujetos que contribuyan a la vida de la empresa: trabajadores, clientes, proveedores de los diversos elementos de producción, la comunidad de referencia”.

El reto que les lanzo, por tanto, es poner a la persona en el centro de la economía y no como un instrumento para otros fines. El beneficio de esta propuesta es enorme, en ella caben muchas alternativas, ya que descubrirán que los beneficios, esto es, la contraprestación de una determinada actividad no se mide solo en dinero. Existen muchos otros factores que empezamos a intuir, factores que tocan la realización personal. Si todos nos vamos de aquí, de esta tierra, sin un euro, no puede ser que la meta de nuestra vida sea exclusivamente el dinero. Si es así, ello está condenado al fracaso. Otra cosa es que el dinero sea un instrumento para otros fines, fines que nos humanicen.

Quinto: Este nuevo modelo que estamos llamados a elaborar no puede olvidarse de la creación. No se puede desligar al ser humano de la creación. No se puede promover la dignidad humana sin la defensa “de nuestra casa común”.

No podemos taparnos los ojos ni los oídos ante el devenir de nuestro planeta. Es un ser vivo al que hemos de cuidar y proteger. El Papa Francisco no deja de poner el dedo en la llaga al alertarnos de la profunda “deuda ecológica” que estamos asumiendo (51). Evitemos, por favor, toda tentación de mirar hacia otro lado.

Es necesario plantear estilos de vida alternativos para que las necesidades del presente no pongan en peligro la capacidad de las futuras generaciones.

Nuestro modelo económico está basado en una economía de mercado orientada al crecimiento sin límites, pero ¿realmente podemos crecer sin límites? Sabemos que nuestro planeta tiene límites y que, por lo tanto, si no actuamos con conciencia, podemos llegar a agotarlo. Nuestro planeta es un ser vivo que tenemos que cuidar. Y, entonces, ¿por qué no reaccionamos? ¿Preferimos no mirar? ¿Preferimos engañarnos?

Sexto: Les invito a promover el uso social del dinero, donde nunca el capital sea más importante que las personas, sino al servicio de estas. Que las personas puedan beneficiarse de los recursos del capital, de manera que la economía sea más justa, más transparente y más distributiva… ¡Sería también una economía más honesta! Invertir tiene siempre un significado moral, además de económico.

El papa Francisco, ha manifestado en diferentes discursos dirigidos a círculos empresariales, la necesidad de promover un cierto funcionamiento de lo que él llama de “solidaridad circular”. En este sentido, el Papa recuerda con dolor que él no puede irse nunca a dormir tranquilo sabiendo que hay gente que no tiene las condiciones necesarias para una vida digna. Y nosotros, ¿dormimos tranquilos?

En definitiva, se trata de dar un nuevo giro para que la misión de las empresas tome un camino más orientado a mejorar el mundo para todos y no sólo a producir riqueza individual.

PARA ACABAR

Permítanme acabar con una pequeña historia que conté el domingo pasado en mi Carta Dominical. Es sencilla, pero nos recuerda el verdadero valor del dinero, de la persona y la importancia de tener, a nivel personal y colectivo, un corazón solidario, compasivo, atento a las necesidades de los otros. Hoy le pido a Dios que nos regale un corazón que se conmueva ante el que tenemos delante, especialmente ante el más necesitado.

La historia que traigo para nuestra reflexión sucedió en la India y la narra un padre jesuita, Pierre Ceyrac, misionero durante sesenta años.

La protagonista es una niña de ocho años que estaba convencida de que el amor puede hacer maravillas. Su hermano pequeño estaba muriéndose a causa de un tumor en la cabeza. Sus padres, muy pobres, habían hecho todo lo posible por salvarlo, pero no sabían ya qué hacer. Se habían gastado su pequeña fortuna en curarlo, pero no había sido posible. Una noche el padre dice a su esposa: “Querida, creo que hemos llegado al final. Sólo un milagro puede salvar a nuestro pequeño”.

La hermanita del enfermo escuchaba desde un rincón lo que decía su padre. Se retira, va a su habitación, rompe la hucha que tenía y cogiendo el dinero marcha corriendo a la farmacia más próxima. Se pone de puntillas y pone todas las monedas encima del mostrador. La farmacéutica le pregunta:

-¿Qué es eso? ¿Qué quieres?

-Es para mi hermanito Andrés. Está muy malito y vengo a comprar un milagro.

-Pero, ¿qué dices?, le responde la farmacéutica.

-Mi hermano se llama Andrés y tiene un bulto en la cabeza, mi papá ha dicho que solo puede salvarle un milagro. Yo le quiero mucho y por eso vengo a comprar el milagro para que pueda curarse.

La farmacéutica le respondió con delicadeza, pero con mucha tristeza: Mira, aquí no vendemos milagros, no los tenemos.

– Perdone, si es que no tengo bastante dinero trataré de recoger un poco más. ¿Cuánto cuesta un milagro?

Escuchaba esta conversación entre la niña y la farmacéutica un señor mayor y bien vestido. Se acercó a la niña que estaba recogiendo, entre lágrimas, las monedas que había depositado en el mostrador de la farmacia y le dijo: ¿Por qué lloras? ¿Qué te pasa?

-Señor, la farmacéutica no quiere venderme un milagro y no quiere decirme cuánto cuesta… Es para mi hermano Andrés, que está muy enfermo. Mamá dice que haría falta operarle, pero es muy cara la operación y no tenemos dinero, por eso hace falta un milagro para salvarle. Yo he traído todo lo que tengo.

-¿Cuánto tienes?

– Un dólar y once céntimos…, pero, sabe usted, puedo conseguir algo más de dinero.

El señor sonrió y dijo: Bien. Creo que ese es exactamente el precio de un milagro. Tomó el dinero en su mano y con la otra cogió la mano de la niña y le pidió que le acompañase a su casa y él vería si podría encontrar el milagro que trataba de comprar esa niña.

El señor que entró en casa de la niña era nada más ni nada menos que el médico Dr. Carlton Armstrong, gran especialista en neurocirugía. Operó al chaval y semanas después volvía a su casa sano y salvo. La madre decía: “Esta operación ha sido un verdadero milagro y me pregunto cuánto ha podido costar”. La niña sonreía sin decir nada. Ella sabía que había costado un dólar y once céntimos. Pero lo que realmente costó fue el amor y la fe de una niña.

Quizás vendría bien recordar ahora las bellas palabras de Jesús en el Evangelio: ” Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicisteis”. Ojalá que el Señor nos conceda una gran fe y confianza en Él, Padre de todos, que quiere lo mejor para sus hijos. ¡Que Dios os bendiga a todos!

 

 

Barcelona, 8 de juny de 2016

 

T'interessarà ...

El més llegit