Pàgina d'inici > Noticies

Conclusions de la Trobada de les Comissions Episcopals de Comunicació d’Espanya i Portugal

El cardenal arquebisbe de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, va rebre els participants de la trobada i els comunicà els avenços realitzats a l’Arquebisbat en comunicació social especialment els vinculats a les xarxes socials i internet [SIC] Los Obispos de las Comisiones de Comunicación de las Conferencias Episcopales de España y Portugal nos hemos reunido este […]

El cardenal arquebisbe de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, va rebre els participants de la trobada i els comunicà els avenços realitzats a l’Arquebisbat en comunicació social especialment els vinculats a les xarxes socials i internet

[SIC]

Los Obispos de las Comisiones de Comunicación de las Conferencias Episcopales de España y Portugal nos hemos reunido este año en La Seu d’Urgell (España), los días 3, 4 y 5 de junio para reflexionar sobre nuestra misión en el ámbito de la pastoral de las comunicaciones. Este trabajo, que se ha desarrollado bajo el título “Redes sociales, nuevos medios para la nueva evangelización”, nos ha permitido profundizar en el papel que las redes sociales pueden desempeñar en la vida y misión de la Iglesia.

En su mensaje para la XLVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de este año, Benedicto XVI invitaba a considerar “el desarrollo de las redes sociales digitales, que están contribuyendo a que surja una nueva «ágora», una plaza pública y abierta en la que las personas comparten ideas, informaciones, opiniones, y donde, además, nacen nuevas relaciones y formas de comunidad”. También el Papa Francisco, en su encuentro con los comunicadores a los pocos días de su elección, resaltó que “el papel de los medios de comunicación ha ido creciendo cada vez más en los últimos tiempos, hasta el punto de que se ha hecho imprescindible para relatar al mundo los acontecimientos de la historia contemporánea”.

Estas dos ideas han estado en el trasfondo de nuestra reflexión. De las aportaciones de los peritos invitados y de nuestra propia experiencia y diálogo brotan las siguientes conclusiones que queremos ofrecer con el deseo de enriquecer el debate sobre la presencia de la Iglesia en “el ambiente digital”:

1.- Las redes sociales suponen una nueva oportunidad para la comunicación del Evangelio. La Iglesia debe realizar el esfuerzo de transmitir el mensaje de Jesucristo con el lenguaje de la nueva cultura de la comunicación que estas herramientas han creado.

2.- La necesaria presencia de la Iglesia en el entorno digital es una ocasión que permite a las comunidades cristianas reflexionar sobre su propia identidad y sobre el servicio que prestan a la sociedad. A partir de esa reflexión se puede construir una comunidad virtual, con todos sus rasgos característicos, que sale al encuentro de quienes habitan en este continente digital. Sin embargo, consideramos que esta virtualización de la comunidad será valiosa en la medida en que contribuya al desarrollo y dinamismo de la comunidad real.

3.- En este sentido, si el ambiente digital es un lugar adecuado para el encuentro, para el diálogo y para el anuncio de la salvación de Jesucristo, el marco más propicio para celebrar esa salvación es la comunidad real, que se reúne para rezar, celebrar los sacramentos y vivir la caridad.

4.- Es necesario que las normas de convivencia de las relaciones sociales tengan también su aplicación en internet. El mundo digital es un mundo real, en el que, como recuerda Benedicto XVI, la gente habita realmente. El anonimato, la calumnia, la difamación no pueden tener carta de naturaleza en este entorno, amparados por una mal entendida libertad de expresión. Los criterios que la infoética señala para cualquier comunicación, también en el ámbito digital, son la verdad, la autenticidad, el respeto a los demás, el bien común y el amor al prójimo.

5.- Al observar la rica variedad de proyectos existentes para hacer presente la experiencia cristiana en el mundo digital y al apreciar la importancia de la calidad y de la profesionalidad, deseamos invitar a las personas y a las instituciones de la Iglesia al trabajo en común. Es oportuno establecer cauces de colaboración que permitan trabajar eficazmente en este contexto para hacer más atractiva la presencia de Cristo y el Evangelio en las redes sociales y aprovechar mutuamente los logros con sentido de comunión.

Por último, al contemplar el mundo de la comunicación no podemos olvidar el trabajo de tantos profesionales comprometidos seriamente con la verdad y afectados por una crisis económica que ha golpeado seriamente esta profesión. Al mismo tiempo, es de justicia agradecer el esfuerzo de quienes dedican su vida a la búsqueda y el anuncio de la verdad, incluso con riesgo para sus vidas. El Señor, que es la Verdad, nos ilumine a todos para recuperar el vigor de los medios de comunicación, esenciales para Su conocimiento, comprensión y difusión. Así se cumplirá el deseo del decreto conciliar Inter Mirifica, del que celebraremos próximamente su 50 Aniversario, que pedía a los medios su contribución eficaz para “propagar y fortalecer el Reino de Dios”.

T'interessarà ...

El més llegit